Aprendiendo a Soñar en Grande: una entrevista con Lissette Rivera 

El mes pasado, tuve el placer de sentarme con Lissette Rivera, líder del equipo de primer grado en Brilla Veritas. Fue inspirador aprender más sobre sus antecedentes, sus momentos favoritos de enseñanza y sus sueños para sus estudiantes. A continuación, los aspectos más destacados de nuestra conversación. 

¿Puede hablarme un poco de su trayectoria? 

Soy del sur del Bronx, nacido y criado. Crecí en este código postal. Mis padres emigraron a Nueva York desde Puerto Rico, así que soy la primera generación aquí. Esa es una gran parte de mi identidad. Realmente me asocio con mi herencia hispana y estoy muy orgulloso de ello. Hablo español con fluidez. Lo hablo con mis padres y con las familias de mis alumnos. Ha sido muy útil establecer esas relaciones. 

Vengo de una familia de clase trabajadora, y siempre me han inculcado esas creencias de trabajar duro por todo lo que he hecho. Esto siempre me ha empujado a cumplir o superar las expectativas y a soñar en grande. Es agradable venir a servir en la misma zona de la que procedo. 

¿Cómo acabó enseñando en Brilla? 

Después de la universidad, sabía que quería servir, pero estaba tratando de averiguar cómo hacerlo. Nunca pensé que iba a enseñar, pero me enteré de Seton Teaching Fellows y me di cuenta de que estaba literalmente a una cuadra de mí. Me di cuenta de que esto es lo que quería hacer, porque quería estar cerca de mi familia y quería servir a la comunidad de donde soy. Así que solicité ser becaria de enseñanza en Seton… ¡y me seleccionaron! Llevo aquí cinco años. 

¿En qué momento supo que quería seguir siendo profesora? 

Me encantó mi año como becaria y es lo que me hizo querer ser profesora. 

He enseñado a la misma cohorte de estudiantes durante cuatro años, hasta este año como profesora de primer grado. Fui su profesora como becaria de primer grado hasta cuarto grado: becaria de primer grado, segundo grado, tercer grado y profesor de cuarto grado. Tengo unas relaciones muy fuertes con esas familias. 

Recuerdo que una vez en El Camino un estudiante escribió una carta de disculpa en su ortografía fonética de primer grado, compartiendo cómo está agradecido por una maestra que lo escucha a pesar de que se mete en problemas. En la carta contaba que su padre estaba en la cárcel y su madre tenía problemas en casa. Este es un estudiante que nunca hablaría, pero fue capaz de escribir eso en un papel. Cuando le pregunté sobre ello, se puso a llorar y contó toda su vida. Me di cuenta de que con solo dar a este estudiante el espacio que necesitaba y ayudarle a ver que era amado y cuidado, fue capaz de abrirse a mí y compartir sus luchas. Ese fue el momento en que pensé: “Si puedo marcar la diferencia en la vida de un solo niño, mi misión está cumplida”. Después de ese momento supe que quería seguir trabajando con los estudiantes. Todos los alumnos tienen algún tipo de trauma o antecedente que les afecta, así que poder acompañarles y darles las herramientas para que puedan manejar eso por sí mismos es increíble. Me encanta ser profesora. 

Una vez que se produjo ese primer contacto con este alumno, noté un cambio en él. Puedo ver muy claramente su crecimiento en madurez desde el primer grado hasta el cuarto. Sigue teniendo muchas de las mismas dificultades, pero la forma en que es capaz de procesarlas ha crecido. Se ha convertido en un alumno modelo. 

¿Por qué ha permanecido en Brilla todos estos años? 

Nunca pensé que sería profesora, pero desde el principio de mi estancia en Brilla, me sentí muy apoyada y bienvenida. Era la primera vez que trabajaba en un lugar donde había gente que se parecía a mí, que era hispana y diversa. Me encantó trabajar con gente con la que realmente me podía relacionar. Incluso aquellos con los que no me relacionaba a ese nivel eran tan abiertos y estaban dispuestos a aprender sobre los demás. Eso fue muy importante para mí, no sólo para que ellos estuvieran abiertos a aprender, sino para que yo aprendiera sobre las diferentes culturas y trabajara con gente tan acogedora. 

Me sentí muy a gusto en Brilla y muy apoyada por la administración y la dirección. Pero lo más importante son mis compañeros de trabajo. En Brilla he creado amistades increíbles. Todo el mundo está aquí para apoyarse mutuamente y eso ha ocurrido todos los años, incluso durante el COVID. Creo que el COVID ha fortalecido esas relaciones. Brilla es una gran familia. La comunidad y la cultura me han mantenido aquí una y otra vez. 

¿Cuál es uno de sus momentos favoritos de la enseñanza? 

Mis momentos favoritos son ver esos momentos de “¡ajá!” cuando un estudiante finalmente entiende algo. Tuve un alumno que tuvo muchas dificultades con la lectura de palabras a primera vista durante años, desde segundo hasta cuarto grado, sin que fuera culpa suya. Sólo necesitaba apoyo adicional. Recuerdo que cuando por fin lo consiguió, todos los alumnos de la clase se pusieron de pie y le aplaudieron. Se emocionaron mucho. Este alumno solía estar muy callado porque sabe que le cuesta. Estaba saltando de alegría y diciendo: “¡Soy el campeón!”. Ver esas pequeñas victorias celebrar esos triunfos de todos mis alumnos ha sido mi favorito. 

¿Cuáles son sus mayores sueños para sus alumnos? 

Siempre les digo a mis alumnos que sueñen en grande y lo digo en serio cuando se lo digo. Realmente creo que mi mayor sueño no es que tengan el trabajo más exitoso. Personalmente, mi mayor sueño para ellos es que sepan de verdad, genuinamente, que son capaces de alcanzar cualquier meta que tengan, y que tienen a alguien en su esquina que les anima y que quiere que lo consigan. Crecer en este barrio… Sé que es difícil. Hay muchas adversidades en nuestro camino. Quiero que los estudiantes se den cuenta de que tienen el potencial de ser alguien grande y que sepan que son amados y que alguien los va a apoyar. Ese es mi sueño para ellos. Como profesor, es tan fácil atascarse con pequeñas tareas, y olvidamos que nuestro trabajo es ayudar a nuestros alumnos a convertirse en buenas personas… Mi mayor sueño para mis alumnos es que sepan que son capaces de alcanzar sus objetivos. 

¿Qué le gustaría que la gente supiera sobre su comunidad en el Bronx? 

Cuando vienes a trabajar a Brilla o a cualquier escuela en la que no eres de la comunidad y no entiendes su cultura, es importante entender que no vas a ser la salvación. Si vienes aquí para resolver sus problemas y ser el salvador, no te va a funcionar. Tu trabajo es dotarles de las herramientas que necesitan para tener éxito, pero no arreglar sus problemas. Es muy importante entender que sus diferencias forman parte de lo que son y les hace ser quienes son. Nuestro trabajo no es cambiarlos o arreglarlos, sino amarlos a través de ellos, y ayudarlos a utilizar esos desafíos y esas partes de su identidad para superar los obstáculos en el futuro, para que no los vean como escollos, sino como peldaños. 

No rebajes las expectativas de los alumnos. Mantén esas expectativas altas y ellos las cumplirán. Nunca te rindas con un chico, porque mucha gente se rinde con estos chicos. Eso es un problema. Necesitan personas que sepan que les van a apoyar. Ese es nuestro trabajo como profesores. Una vez que sepan que se les quiere y se les cuida, les prometo que el resto se pondrá en su sitio. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.